viernes, 4 de julio de 2008

El enano y el gigante

Cuentan de un gigante que se disponía a atravesar un río profundo y se encontró en la orilla con un pigmeo que no sabía nadar y no podía atravesar el río por su profundidad. El gigante lo cargó sobre sus hombros y se metió en el agua.
Hacia la mitad de la travesía, el pigmeo, que sobresalía casi medio metro por encima de la cabeza del gigante, alcanzó a ver, sigilosamente apostados tras la vegetación de la otra orilla, a los indios de una tribu que esperaban con sus arcos a que se acercase el gigante.
El pigmeo avisó al gigante, Este se detuvo, dio media vuelta y comenzó a deshacer la travesía. En aquel momento, una flecha disparada desde la otra orilla se hundió en el agua cerca del gigante, pero sin haber podido ya llegar hasta él. Así ocurrió con otras sucesivas flechas, mientras ambos - gigante y pigmeo - ganaban la orilla de salida sanos y salvos.
El gigante dio las gracias al pigmeo, pero éste le replicó: - "Si no me hubiese apoyado en ti, no habría podido ver más lejos que tú".

3 comentarios:

Diana dijo...

Hola
Claro, todos somos necesarios para todos.
Sigo leyendo todos los días .
Te envío un biquiño desde C oruña.
Diana

TERESA VARGAS FERIA dijo...

Buenas noches


me gusto esta corta historia.
muy interesante.
Siempre alguien nos ayuda a ver mas lejos.

teresa

Zukys dijo...

Que importante es que nuestros mensajes lleguen a alguien más. Acá están los míos:
http://nuevasbotellasalmar.blogspot.com/
Me gustó mucho su blog... Saludos desde Venezuela.