miércoles, 18 de junio de 2008

Lo que tú salvarías

Durante mi estancia en el castillo que alquiló una revista brasilera en Brissac, Francia, un periodista de la región se acercó para entrevistarme. En medio de la conversación, a la que asistían otras personas, él quiso saber:
-¿Cuál fue la mejor pregunta que le haya hecho un periodista?
¿Mejor pregunta? Creo que ya me hicieron TODAS las preguntas, menos la que él acaba de hacerme. Me tomo mi tiempo para pensar, estudio las muchas cosas que quería decir y nunca quisieron saber. Pero finalmente, confieso:
-Creo que fue exactamente ésta. Ya tuve preguntas que me rehusé a comentar, otras que me permitieron hablar de temas interesantes, pero esta es la única que no tengo cómo responder con sinceridad.
El periodista anota. Y dice:
-Le voy a relatar una historia interesante. Cierta vez, fui a entrevistar a Jean Cocteau. Su casa era un verdadero amontonamiento de adornos, cuadros, dibujos de artistas famosos, libros, Cocteau guardaba todo, y tenía un profundo amor por cada una de aquellas cosas. Fue entonces que, en medio de la entrevista, se me ocurrió preguntarle: "si esta casa comenzara a incendiarse ahora, y usted sólo pudiera llevarse una sola cosa consigo, ¿cuál elegiría?"
-¿Y Cocteau respondió? -pregunta Alvaro Teixeira, responsable del castillo donde estamos, y gran estudioso de la vida del artista francés.
-Cocteau respondió: "Me llevaría el fuego".
Y ahí nos quedamos todos, en silencio, aplaudiendo en lo íntimo de nuestro corazón una respuesta tan brillante.

8 comentarios:

Cachibache dijo...

No lo conocía!
Me sorprendió!
Chau!

Cachibache dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xochitl.. dijo...

ahh que buen blog!!! recien empiezo a leer pero me ha encantado!!!
Felicidades!

Camille Stein dijo...

Cocteau siempre tenía el surrealismo en la punta de la lengua :)

un beso

Ego dijo...

El fuego vino una noche y no me pilló en casa. J.J., el pirómano de turno, consiguió sembrar el caos, instaló a algunos en camillas, tintó de azulón los pasillos y dejó gotas de sangre en las escaleras y a L. llorando descalza en la fuente.
Fue uno de los mejores capítulos del cuadernillo de verano.
Un (b)eso...

Patricia dijo...

No imaginas lo grato que es volver a tu hogar, volver a leer tus historias y empaparme de tantas enseñanzas que deja cada cuento. Se siente uno muy a gusto estando aquí.

Dejo mis saludos.

Un enorme abrazo mi estimado cuenta cuentos.

tia elsa dijo...

Como siempre un placer leerte, sabés yo a la noche le cuento a mi hijito de 9 años tus cuentos y le encantan. Con afecto Tia Elsa

Anónimo dijo...

Encantadoramente ingenioso