martes, 20 de mayo de 2008

¿Dónde está la felicidad?

Al principio de los tiempos se reunieron varios demonios para hacer una travesura.Uno propuso:
-Tendríamos que robar algo a los hombres. El problema es: ¿qué les robamos?.
Tras pensarlo mucho, uno dijo:
-¡Ya lo sé! Les robaremos la felicidad. Pero el problema está en dónde esconderla para que no la puedan recuperar....
Uno opinó:
- Podríamos esconderla en la cumbre de la montaña más alta.
Pero inmediatamente, otro replicó:
- No, recuerda que tienen fuerza. Alguna vez alguien puede subir y encontrarla. Si uno la encuentra, enseguida todos sabrán dónde está....
Inmediatamente otro propuso:- Vamos a esconderla en el fondo del mar....
Pero acto seguido le replicaron:
- No, recuerda que son curiosos. Alguna vez alguien llegará a construir un aparato para poder bajar y la podrá encontrar....
Y todavía otro dijo.
- Escondámosla en un planeta bien alejado de la Tierra.
Y le respondieron todos:- No, recuerda que son inteligentes, y cualquier día habrá alguien que construirá una nave que pueda viajar y descubrirla. Y entonces, todos tendrán la felicidad...
El último de ellos era un demonio que hasta aquel momento había estado callado escuchando atentamente cada una de las propuestas de los otros. Tras hacer un análisis de cada una, propuso:
- Creo saber dónde ponerla para que realmente nadie nunca la encuentre.
Los demás, sorprendidos, le dijeron a coro:
- ¿Dónde?.
El demonio respondió:
- La esconderemos dentro de ellos mismos. Estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán.
Todos reconocieron que tenía razón y estuvieron de acuerdo. Y, desde entonces, ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad por todas partes sin darse cuenta que la lleva escondida dentro de sí mismo.

15 comentarios:

MARNIE dijo...

es cierto, en ocasiones somos así de burros. Pero soy de las optimistas.. ya sabes...
Besos
Marnie

Yessi dijo...

Cada vez me asombran más los relatos que cuentas....es muy cierto esto; a veces somos tan obstinados, nos cegamos en nosotros mismos y nos olvidamos de encontrar nuestra felicidad, la que nos acompaña siempre.

Un abrazo.

tia elsa dijo...

Que bonito cuento, es así, el ser humano busca y busca pero pocas veces mira hacia el interior, como siempre un placer leerte, un cariño grande Tía Elsa

Sara dijo...

Por supuesto que si!!!claro que si!!!con nosotros estamos las 24 horas del día...sin otro remedio, permanecemos con nosotros mismos todo el día, y en muchas ocasiones no tenemos ni un ratito para buscar esa felicidad, paz, tranquilidad, sosiego etc...que seríamos capaces de conseguir si como dice tu cuento buscasemos un poquito más lo que hay que buscar y donde hay que buscar.
un besito

Camille Stein dijo...

no puedo estar más de acuerdo... es el sitio perfecto, porque si no no se entiende tantas búsquedas infructuosas, tan largos viajes... allí mismo, tan cerca de nosotros que no es necesario dar un paso... no somos tan incompletos: es una cuestión de mirada, de introspección

un beso

Pequeña Ainhoa dijo...

Que verdad es que la felicidad la tenemos muy escondida y no somos capaces ni de encontrarla.
Precioso relato.
Un beso hasta el cielo.
Loly, la mamá de Ainhoa.

abril dijo...

De vuelta después de un tiempo…
Que tarea esa de buscar la felicidad… ¿buscarla?
Un abrazo desde el otoño del sur

Maritza dijo...

Completamente cierto, nos enredamos tanto en nuestras propias intrigas que esa maraña esconde la felicidad. Me ha encantado

Un abrazo

Mediterráneo dijo...

Y seguimos buscandola fuera.
¡Fijate tú! y solo tendriamos que mirarnos hacia dentro, que cerquita la tenemos...

Abrazos, Cuentacuentos

malenacaza dijo...

es verdad la tenemos nosotros y fijense de la forma como nos estamos destruyendo,solo nosotros podemos evitarlo,dios siempre nos comprende
Marichi

Javy dijo...

La pregunta sería entonces: ¿Cómo no nos damos cuenta de ello?

Para eso está el Mercado... si veis, toda la Publicidad nos ofrece, de una forma y otra, algo de Felicidad. Y de tanto ver anuncios, nos acabamos creyendo que la Felicidad está fuera de nosotros.

Anónimo dijo...

Todas y cada una de tus reflexiones son realmente sorprendentes....me gusta estar un rato reflexionando- gracias

Anónimo dijo...

kavl es cierto

Anónimo dijo...

kavl es cierto

Anónimo dijo...

El que conto esto no sabe que es llorar con el alma