lunes, 19 de mayo de 2008

El libro de Xalum

Xalum pensaba:- Me gustaría hacer un libro que contuviera todos los poemas, antiguos y modernos, que cantan la grandeza de Dios. Noche y día esta idea le rondaba por la cabeza, desde la mañana hasta el anochecer.
Xalum se decía que le haría falta mucho dinero y muchas jornadas de trabajo para publicar un libro tan extenso. Y así fue como, año tras año, se dedicó a ahorrar todo lo que podía ganar. Sus amigos también le daban dinero, unos mucho, los demás algunas monedas. A todos se lo agradecía Xalum con el mismo afecto. Así, diez años después, había reunido suficiente dinero para empezar la edición.
Aquellos días unas grandes lluvias inundaron la ciudad donde vivía Xalum y mucha gente se encontró sin alimentos y sin casa. Xalum no lo pensó lo más mínimo y repartió entre la gente los fondos que había reunido. Y se puso a trabajar de lo lindo para recuperar lo que había dado.
Algunos años más tarde, una terrible epidemia asoló el país. Xalum otra vez repartió su dinero para ayudar a la gente. Por tercera vez empezó su trabajo.
Se había hecho viejo y se cansaba mucho, pero la esperanza de ver acabado su libro le daba fuerzas. Finalmente, al cabo de veinte años, pudo terminar la publicación de su libro. Todo el mundo alabó su trabajo y los sabios más notables del país hablaron en sus congresos.
Pero la gente de la ciudad, al hablar de Xalum a sus hijos, decían siempre:
- En realidad Xalum hizo tres libros y los dos primeros aún son mucho mejores que el tercero

4 comentarios:

Patricia dijo...

Preciosa historia mi querido cuenta cuentos, realmente bella. Inevitable, pero cada vez que leo tus cuentos me provocan profunda emoción... Se puede ver el mundo con una infinita sabiduría, lástima que nuestra ceguera nos limita tanto. Gracias por regalarnos estas historias colmadas de enseñanzas y reflexión.

Un fortísimo abrazo... dejo como siempre mis cariños.

Camille Stein dijo...

como es habitual en ti... bellísimo


un beso

Sara dijo...

Por supuesto que si...tres libros!!aunque al igual que las gentes del pueblo opino que el primero y el segundo fueron libros para la posteridad y para el ejemplo, fueron libros con un objetivo estupendo.
un besito

Patri dijo...

Súper chulos... he ido leyendo unos cuantos, salteados... y me han gustado todos! En especial, el de la mujer sorda... Me ha recordado bastante a mí!