jueves, 8 de mayo de 2008

Una pregunta de examen

Durante mi segundo año de universidad nuestro profesor nos puso un examen. Yo era un estudiante responsable y había contestado seguro y rápido todas las preguntas hasta que leí la última:

"¿Cuál es el nombre de la mujer que limpia la escuela?"

Seguramente que esto era algún tipo de chiste. Había visto a la mujer de la limpieza varias veces. Era alta, de pelo oscuro y en sus 50, pero ¿Por qué yo debería saber su nombre?

Le entregué el papel dejando en blanco la última pregunta. Justo antes de que se terminara la clase, un estudiante preguntó si la última pregunta contaría para la nota del examen.

"Absolutamente," dijo el profesor. "En sus carreras ustedes conocerán a muchas personas. Todas son significativas. Ellas se merecen su atención y cuidado aún si todo lo que ustedes hacen es sonreír y decir "hola."

Nunca he olvidado esa lección. También aprendí que su nombre era Dorothy.

12 comentarios:

Camille Stein dijo...

una buena lección

nadie es insignificante y todos los personajes tienen su parte de guión en nuestra película personal...

un beso

MARNIE dijo...

Me sumo a lo anterior (comentario de Camille) y no añado más...
Besos
Marnie

J dijo...

definitivo =)

Sara dijo...

Precioso... y totalmente de acuerdo con ese profesor, esta presentación me llegó hace poquitos días a mi correo a modo de homenaje...por que donde trabajo y en todos los lugares dónde he trabajado para "mi" (que no para todos)todos y cada uno de los trabajadores de la empresa son compañer@s ; y como tal les respeto y les he respetado siempre, pues sólo faltaba...me da tanta tanta pena ver a muchos licenciados y diplomados tan faltos de educación y respeto por los demás...
Es una obligación absoluta, respetar el trabajo de todos, eso es sagrado, que es con lo que vivimos, es el pan de la gente y a veces cuanto se juega con el trabajo de la gente, cuanto menosprecio hacía determinados puestos, cuanta bajeza,
Tal vez deberíamos todos comenzar desde muy muy abajito, a ver si así nos es más fácil este respeto y valoración de los trabajos...de todos los que honradamente nos hacen llevarnos el pan a la boca.

Un besito grandotote "Hoy quiero contarte" y muchas gracias por tus comentarios y por tu MEME que así me permitió darme a conocer un poquito más...también a mi tu filosofia de vida me encanta!y el tema de tu cuento de hoy IDEAL.

lamcmbm dijo...

Cuenta cuentos,

No hay una escuela por medio, pero la señora de la limpieza se llama Carmen, es muy agradable, limpia de maravilla, y en nuestra oficina, como todas las mujeres que hay en ella para Sant Jordi recibió rosa.

Cada persona es importante y cada trabajo tiene su qué, porque no es menos importante el que dirige una gran multinacional, que aquel que la limpia.

Para aquellos que no lo habéis visitado os recomiendo la pagina de Sara, que habla sobre la importancia de la mujer en el mundo laboral. No tengo tiempo de visitarte de nuevo Sara, Egipto espera, pero queríamos que supieras que lo hemos leído.

Os esperamos en nuestro blog en unos días, una semana pasa enseguida, leeremos vuestros posts cuando lleguemos.

Saludos y un beso a todos.

Pequeña Ainhoa dijo...

Me uno a Camille, lleva toda la razon en lo que ha dicho.
Un beso hasta el cielo.
Loly, la mamá de Ainhoa

tia elsa dijo...

Que hermosa lección, es verdad cuantas veces se desprecia o se ignora a la gente que hace las tareas mas humildes y sin embargo cuan importantes somos todos para que la sociedad funcione como debe ser, un gusto leerte como siempr Tía Elsa

Mediterráneo dijo...

Buena lección de urbanidad.

¿Quién vale más que el otro?

Besos, Cuentacuentos

Diana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
muchadela torre dijo...

Amo los escritos de bucay es mi autor favorito ya que siempre me deja pensando al final
Besos desde aquí cerca del sol

Luna Carmesi dijo...

Primero hay que empezar diciendo hola... Y ya algunos fallan en eso.

Raúl Armando dijo...

Me gusta!