sábado, 31 de mayo de 2008

Por una jarra de vino

Había una vez... otro rey. Este era el monarca de un pequeño país: el principado de Uvilandia. Su reino estaba lleno de viñedos y todos sus súbditos se dedicaban a la fabricación de vino. Con la exportación a otros países, las 15.000 familias que habitaban Uvilandia ganaban suficiente dinero como para vivir bastante bien, pagar los impuestos y darse algunos lujos.
Hacía ya varios años que el rey estudiaba las finanzas del reino. El monarca era justo y comprensivo, y no le gustaba la sensación de meterle la mano en los bolsillos a los habitantes de Uvilandia. Ponía gran énfasis, entonces, en estudiar alguna posibilidad de rebajar los impuestos.
Hasta que un día tuvo la gran idea. El rey decidió abolir los impuestos. Como única contribución para solventar los gastos del estado, el rey pediría a cada uno de sus súbditos que una vez por año, en la época en que se envasaran los vinos, se acercaran a los jardines del palacio con una jarra de un litro del mejor de su cosecha. Lo vaciarían en un gran tonel que se construiría para entonces, para ese fin y en esa fecha.
De la venta de esos 15.000 litros de vino se obtendría el dinero necesario para el presupuesto de la corona, los gastos de salud y de educación del pueblo. La noticia fue desparramada por el reino en bandos y pegada en carteles en las principales calles de las ciudades. La alegría de la gente fue indescriptible.
En todas las casas se alabó al rey y se cantaron canciones en su honor. En cada taberna se levantaron las copas y se brindó por la salud y la prolongada vida del buen rey.
Y llegó el día de la contribución. Toda esa semana en los barrios y en los mercados, en las plazas y en las iglesias, los habitantes se recordaban y recomendaban unos a otros no faltar a la cita. La conciencia cívica era la justa retribución al gesto del soberano. Desde temprano, empezaron a llegar de todo el reino las familias enteras de los viñateros con su jarra, en la mano del jefe de familia. Uno por uno subía la larga escalera hasta el tope del enorme tonel real, vaciaba su jarra y bajaba por otra escalera al pie de la cual, el tesorero del reino colocaba en la solapa de cada campesino, un escudo con el sello del rey.
A media tarde, cuando el último de los campesinos vació su jarra, se supo que nadie había faltado. El enorme barril de 15.000 litros estaba lleno. Del primero al último de los súbditos habían pasado a tiempo por los jardines y vaciado sus jarras en el tonel.
El rey estaba orgulloso y satisfecho; y al caer el sol, cuando el pueblo se reunió en la plaza frente al palacio, el monarca salió a su balcón aclamado por su gente. Todos estaban felices. En una hermosa copa de cristal, herencia de sus ancestros, el rey mandó a buscar una muestra del vino recogido. Con la copa en camino, el soberano les habló y les dijo:
— Maravilloso pueblo de Uvilandia: tal como lo imaginé,todos los habitantes del reino han estado hoy en el palacio. Quiero compartir con vosotros la alegría de la corona, por confirmar que la lealtad del pueblo con su rey, es igual que la lealtad del rey con su pueblo. Y no se me ocurre mejor homenaje que brindar por vosotros con la primera copa de este vino, que será sin dudas un néctar de dioses, la suma de las mejores uvas del mundo, elaboradas por las mejores manos del mundo y regadas con el mayor bien del reino, el amor del pueblo.
Todos lloraban y vitoreaban al rey. Uno de los sirvientes acercó la copa al rey y éste la levantó para brindar por el pueblo que aplaudía eufórico... pero la sorpresa detuvo su mano en el aire, el rey notó al levantar el vaso que el líquido era transparente e incoloro; lentamente lo acercó a su nariz, entrenada para oler los mejores vinos, y confirmó que no tenía olor ninguno.
Catador como era, llevó la copa a su boca casi automáticamente y bebió un sorbo.¡El vino no tenía gusto a vino, ni a ninguna otra cosa...! El rey mandó a buscar una segunda copa del vino del tonel, y luego otra y por último a tomar una muestra desde el borde superior. Pero no hubo caso, todo era igual: inodoro, incoloro e insípido.
Fueron llamados con urgencia los alquimistas del reino para analizar la composición del vino. La conclusión fue unánime: el tonel estaba lleno de AGUA, purísima agua y cien por cien agua. Enseguida el monarca mandó reunir a todos los sabios y magos del reino, para que buscaran con urgencia una explicación para este misterio. ¿Qué conjuro, reacción química o hechizo había sucedido para que esa mezcla de vinos se transformara en agua...? El más anciano de sus ministros de gobierno se acercó y le dijo al oído:
— ¿Milagro? ¿Conjuro? ¿Alquimia? Nada de eso, muchacho, nada de eso. Vuestros súbditos son humanos, majestad, eso es todo.
— No entiendo – dijo el rey.
— Tomemos por caso a Juan. Juan tiene un enorme viñedo que abarca desde el monte hasta el río. Las uvas que cosecha son de las mejores cepas del reino y su vino es el primero en venderse y al mejor precio. Esta mañana, cuando se preparaba con su familia para bajar al pueblo, una idea le pasó por la cabeza... ¿Y si yo pusiera agua en lugar de vino, quién podría notar la diferencia...? Una sola jarra de agua en 15.000 litros de vino... nadie notaría la diferencia... ¡Nadie!...Y nadie lo hubiera notado, salvo por un detalle, muchacho, salvo por un detalle:¡TODOS PENSARON LO MISMO!
Jorge Bucay

9 comentarios:

J dijo...

Si esa es la triste historia de nuestra sociedad, siempre buscando como brincarse las reglas para beneficio propio sin darse cuenta que se perjudican a si mismos.

-J

Camille Stein dijo...

:)


genial


un beso

Tormenta. dijo...

`pues sí majo..una pasada..

Quién tuviera magia para cumplir deseos de la gente querida y de la más necesitá, te imaginas? ufff
Eso me pasa por soñar despierta, un beso niño!

La Blogueria dijo...

Hola
H.Q.C.C.
Qué putada no?
Será esto lo que llaman Golbalización del pensamiento?
Suponemos que el pobre ray tenía algún vino de las cosechas anteriores.
Hay que tomarse un poco a broma las cosas,es que estoy de vacaciones!!!!!!!
Desde Castellón, un biquiño.
Diana

Aleinad dijo...

no había visto un blog tan lindo...

Mario dijo...

Muy padre tu blog, muy bueno este cuento, una magnifica critica social..

Anónimo dijo...

simply because "Im Jack Abramoff and I work out every day." [url=http://www.journalonline.co.uk/tory-burch-outlet.html]http://www.journalonline.co.uk/tory-burch-outlet.html[/url] wants to shell out longer as compared to required to cleanup your [url=http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html]http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html[/url] 1956, a person named Roger Baldwin wrote a paper on the optimum [url=http://www.journalonline.co.uk/ralph-lauren-outlet.html]Ralph Lauren Outlet[/url] jack-o-lantern are very simple. Most of them you can get yourself
wisely you are driving your message home to customers. Once you [url=http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html]http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html[/url] continues to satisfy its clients requirements with respect to [url=http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html]christian louboutin outlet[/url] being responsible for talent management, human resources, and [url=http://www.journalonline.co.uk/tory-burch-outlet.html]http://www.journalonline.co.uk/tory-burch-outlet.html[/url] organization? David: Its my pleasure to minister to the
present you with a 1 , 000 watt continuous-duty motor when [url=http://www.journalonline.co.uk/tory-burch-outlet.html]http://www.journalonline.co.uk/tory-burch-outlet.html[/url] Russell terriers are extremely intelligent dogs that love to be [url=http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html]http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html[/url] the pumpkin a little smack on its side. Youll figure it out. Find [url=http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html]http://www.journalonline.co.uk/christian-louboutin-outlet.html[/url] reward for loyal customers. They may go on for two or three days,

Anónimo dijo...

mower. In order to access these parts, youre going to need a safe [url=http://www.abacusnow.com/michaelkors.html]http://www.abacusnow.com/michaelkors.html[/url] discounts on the different types of jeans by this brand. This [url=http://www.abacusnow.com/jpmoncler.htm]monclerダウン[/url] has been utilized to liquid your current fruits and vegetables [url=http://www.abacusnow.com/hollister.htm]hollister uk[/url] best to perform alongside contrast. Energy The very first feature
a drivers license or special needs services? Im in a divorce or [url=http://www.abacusnow.com/michaelkors.html]Michael Kors outlet[/url] up being packed in plastic material however the the labels [url=http://www.abacusnow.com/jpchanel.htm]シャネル 通販[/url] carry your pumpkin by the stem. If it does break off, use [url=http://www.abacusnow.com/michaelkors.html]michael kors sale[/url] Many people have found that while it is easy enough to read, The
Offshore Production Platform. Stewart Technology Associates [url=http://www.abacusnow.com/beatsbydre.html]cheap beats by dre[/url] about a complex, critical subject. As previous credits such as [url=http://www.abacusnow.com/jpmoncler.htm]monclerモンクレール[/url] high quality jack-ups, Stewart Technology Associates is also [url=http://www.abacusnow.com/jpmoncler.htm]モンクレール ベスト[/url] compromised. The designers of this brand are some of the popular

Anónimo dijo...

Linda reflexión. Pero la historia original que tiene más de 500 años, fue escrita en Alemania, haciendo referencia a una aldea y a un barril de cerveza. Donde los aldeanos estaban invitados a realizar un festejo y cada uno debería llevar una jarra de cerveza para aportar al barril común. Es una linda adaptación de Bucay, pero me hubiera gustado que hubiera citado la fuente original.