martes, 1 de abril de 2008

Pisadas en la arena

Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida. Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor. Cuando la última escena pasó delante nuestro, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena. Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tu me dijiste, cuando resolví seguirte, que andarías conmigo, a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo porque Tu me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba". Entonces, El, clavando en mi su mirada infinita me contestó: "Mi querido hijo. Yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde te cargué en mis brazos".


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bellas palabras, buenos comienzos...Bonavebe.

Dean Winchester dijo...

Este relato ya lo conocía, y siempre que lo leo me emociona mucho. Gracias por postearlo. Llegue a tu blog a través de un comentario que dejaste en uno de mis blogs. Te felicito, muy buen trabajo el tuyo.

Anónimo dijo...

me encanto tu blog sigue asi hasta luego!!!
publicado por fer_thebest

Bruno dijo...

gostei muito deste blog... continua assim, vou ter é que arranjar tempo para o ler tudo...
adicionei um link no meu blog...
fica bem...