martes, 8 de abril de 2008

Los tres filtros

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:
- “¡Maestro! Quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...”
Sócrates lo interrumpió diciendo: -“¡Espera! ¿Ya hiciste pasar a través de los Tres Filtros lo que me vas a decir?
-“¿Los Tres Filtros...?”
-“Sí” - replicó Sócrates. El primer filtro es la VERDAD. –“¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?”
-“No... lo oí decir a unos vecinos...”
-“Pero al menos lo habrás hecho pasar por el segundo Filtro, que es la BONDAD: ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?”
-“No, en realidad no... al contrario...”
-“¡Ah!” - interrumpió Sócrates.- “Entonces vamos al último Filtro. ¿Es NECESARIO que me cuentes eso?”
- “Para ser sincero, no.... Necesario no es.”
- “Entonces -sonrió el sabio- Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario... sepultémoslo en el olvido...”

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, soy periodista y me ha gustado mucho su blog. Te invito a que compartas el mio. http://masalladelordinario.blogspot.com
Seguiré visitandote.
Un saludo.
Nely

Mediterráneo dijo...

¡Que bueno es este Sócrates!

Diana dijo...

Genial, simplemente : genial.
Me ha encantado.
Diana.

Cris Reflexiones dijo...

Antes de que hagas correr un 'chisme' asegúrate que sea verdad, que sea algo bueno y que sea necesario para evitar malentendidos.

Comentarios sin fundamento suelen ser propagados por quienes no tienen una saneada vida social. Revisa tus fuentes confiables y autoestima.