miércoles, 30 de abril de 2008

Dando sangre

Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un Hospital, conocí a una niña que sufría una extraña enfermedad. La única oportunidad de recuperarse aparentemente era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quién había sobrevivido milagrosamente a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatirla.
El medico explicó la situación al hermano de la pequeña, y le preguntó si estaría dispuesto a dar sangre a su hermana. Lo vi dudar por un momento antes de hacer un gran suspiro y decir:
- Sí, lo haré, si esto la salva
Mientras la transfusión continuaba, él estaba estirado en una cama junto a la de su hermana, y sonreía mientras nosotros los asistíamos y veía devolver el color a las mejillas de la niña. En un determinado momento la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. Miró el doctor y le preguntó con voz temblorosa:
- ¿A qué hora empezaré a morirme?
Siendo sólo un niño, no había comprendido la explicación del doctor: Él pensaba que le daría TODA su sangre a su hermana, y entonces moriría.

11 comentarios:

lamcmbm dijo...

Hola cuenta cuentos,
Como siempre puntual a tu cita, un nuevo cuento para reflexionar.
La verdad es que no tengo palabras para describir la actitud del ni�o, bendita inocencia, pero tambien que valent�a...

Un saludo

Camille Stein dijo...

qué ternura y qué maravilla de cuento...

me ha encantado

saludos

tia elsa dijo...

En su caso doble valor porque para él estaba dando la vida por su hermana.Hermoso cuento.

Sara dijo...

Sin palabras...sólo sentimientos y éstos me inundan, que preciosidad, que generosidad y por supuesto como dice lamcmbm que valentíaaaa!

un abrazo hoy quiero contarte...yo hoy quiero contarte que eres estupendo.

Tormenta. dijo...

La piel de gallina, un escalofrío me dió, cuanto amor..ay dios, jo!

Que bonito...

Besos.

Sara dijo...

Vengo a decirte hasta el lunes, o tal vez el domingo, depende de con las ganas que tenga de reencontrarme con la rutina, que no con los amigos eh!será un placer volver a reencontrarme contigo. Si te conectas allá donde estés te dejo un regalito en mi blog, ¡una hermosa poesía!.
un besito

Diana dijo...

Hola.
Me gustaría saber cuántos de nosotros somos donantes!
Al menos de sangre, deberíamos ser todos.
Un bico, cuantacuantos.
(Espero no haberte cambiado el nombre , Hy Quiero contarte un Cuento)
Desde Coruña.
Diana.

Hoy quiero contarte dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Feliz puente si podeis disfrutarlo. Me uno a Diana en lo de donar sangre, deberíamos ser todos.

Luluji dijo...

Avui em faràs plorar, quin nen més meravellós, això si és amor.

ana dijo...

INCREIBLE.

Mediterráneo dijo...

Porqué no vuelves a contarnos cuentos?

Un abrazo!